Carl Uhrig

10.08.1878 – Mönchengladbach, Alemania
hacia 1955 – La Vega, República Dominicana

Carl Uhrig, Filareto, Mally

Carl Uhrig – Reconstrucción de la posible historia de un miembro de la comuna Goldberg

A pesar de su corta existencia, el grupo la Kaverno di Zaratustra tuvo una historia agitada y llena de sobresaltos. Durante los 14 años transcurridos desde su fundación en Berlín inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial en 1919, hasta el asesinato de Filareto en mayo de 1933, se mudó de sitio y país varias veces – Francia en dos lugares diferentes, luego Haití y finalmente República Dominicana – y evidentemente pasó por muchas peleas y abandonos. Inicialmente había comenzado con un pequeño grupo en Berlín Mitte, con base en la Mulackstrasse 21, además del terreno arrendado fuera de Berlín (Rotes Luch) y un grupo afiliado en Düsseldorf-Eller e incluso un grupo afín en Viena (Filareto informa sobre esto al menos en su Carta a Margarete Hardegger de 1925; al principio pensamos que sería una exageración para darse importancia, pero la autobiografía de Adolf Mosch lo confirmó años después). En 1926 se produjo el gran traslado a Tourrettes-sur-Loup cerca de Niza, a principios de 1928 el traslado a Córcega, que terminó catastróficamente, y en 1929, el intento de establecerse en Haití. Después de una larga travesía desde Burdeos en un carguero, fueron expulsados ​​del país apenas llegaron a Puerto Príncipe. El pequeño grupo que quedaba de la comuna abandonó Haití en un taxi hasta la vecina República Dominicana, donde Filareto sería asesinado cuatro años después. A su llegada a Haití y República Dominicana el grupo de la Kaverno, como sabemos por diversas historias de testigos contemporáneos y por un artículo de Filareto Kavernido para el diario francés «L’en dehors», estaba formado por 7 personas: el propio Filareto (49), Mally (28), sus cuatro hijos – Joyigemo (8), Esperoza (6), Faro (4) y Victor (3) – y Carl Uhrig (51).

En la siguiente breve crónica recopilamos la información de que disponemos sobre Carl Uhrig, este leal camarada de Filareto que fue el único hombre de la comuna que permaneció junto a él hasta el amargo final, ya que probablemente estaba presente cuando los asesinos de Filareto se lo llevaron de su choza en 1933.

En nuestra investigación sobre el grupo de Düsseldorf-Eller, hemos encontrado un Carl Uhrig, que nació el 10 de agosto de 1878 en la cercana ciudad de Mönchengladbach. Hizo su formación profesional como librero y estuvo registrado en Düsseldorf-Eller durante unos meses entre 1897 y 1898, tras lo cual volvió a Mönchengladbach. Esta información nos fue amablemente proporcionada por el archivo de la capital del estado de NRW, Düsseldorf. Asumimos que se trata de nuestro Carl, pues son muchas coincidencias. Aunque no hay registro de él para los últimos años en Düsseldorf, podemos suponer que fue partícipe del pequeño grupo que se instaló en Düsseldorf-Eller a principios de los años veinte en el asentamiento «Freie Erde” ocupando la propiedad. Este asentamiento era una comuna fundada en el espíritu de Gustav Landauer en 1921, que había buscado unos terrenos donde establecer una vida en el campo de acuerdo con los principios anarquistas, y que había iniciado el proyecto de asentamiento como forma de vida alternativa construyendo una casa en el terreno. Hay relatos de participantes en este experimento que nos informan sobre ello. Con la ocupación del asentamiento «Freie Erde» por el grupo «Kaverno di Zaratustra», que se había formado alrededor de Gerhard Schoendelen, el llamado «Apóstol del sexo», tenemos hasta ahora la única mención directa de una comuna con el mismo nombre que el grupo de Berlín. Esta relación fue posteriormente confirmada o ampliada por la aparición de los escritos de Kavernido en publicaciones en idioma Ido. Aquí también se menciona a Agnes, que vino de Düsseldorf y aparece como «Agnes la grande» en la memoria de los niños de la comunidad; Años más tarde estuvo allí en relación con la gran pelea de Tourrettes en 1926, cuando varios miembros de la comunidad, incluida Hannchen con sus niños, abandonaron el grupo contra la resistencia de los hombres de la comuna. En 2007 un niño de la comuna, Kurt B. (nacido en 1919), nos informó sobre estos incidentes y sobre su madre Elisabeth, quien se unió al grupo en 1923-24 (ver crónica de la familia Burkhardt. Ver también la crónica de la familia Schoendelen). Estas familias estuvieron en Córcega con la comuna hasta 1929.

Desafortunadamente, no sabemos mucho sobre Carl Uhrig y su posición en la comuna. Tenía formación musical o al menos sabía tocar instrumentos. Se dice que dio lecciones de canto y violín a los niños (según nos dijeron en su momento Lotte Gloger y Kurt Burkhardt), tanto en Berlín (hasta 1926) como luego en Francia (hasta 1929) y en República Dominicana (hasta 1933). De Carl sólo sabemos de estos años en Francia lo que el diario local Le Petit Niçois informó en una breve nota el 18 de diciembre de 1928 en la sección “Diverses”, a saber, la condena a un mes de prisión de cinco miembros de la Kaverno por escándalo público. El delito había ocurrido años atrás, en el verano de 1926 en Les Villars, porque los acusados, miembros de la comuna, andaban desnudos o semidesnudos por los campos de la finca; esto había causado el disgusto y una pronta denuncia de algún vecino. Se encuentra entre los hombres condenados, junto con Heinrich Goldberg, Alois Schenk y otros dos hombres más. El veredicto se dicta en rebeldía, ya que la Kaverno ya se ha marchado de Tourrettes y está en Córcega.

Fue el único adulto que, además de Mally y Filareto, fue a Haití y República Dominicana tras el colapso de la comuna de Córcega en 1929.

En este país, donde se quedó tras el asesinato del Dr. Goldberg, vivió hasta su muerte. En la leyenda que circulaba por los alrededores de Moca y Arroyo Frío más de setenta años después del asesinato y disolución de la comuna, se le conocía como Carlos «el Alemán» o Carlos «el Músico». Varios periódicos y revistas han entrevistado repetidamente a contemporáneos de la zona, quienes lamentablemente no pudieron decir nada concreto o creíble. Entre ellos se encuentra Hilda Schott, hija de un inmigrante alemán, que lo ha visto a él y a otros miembros. Estas entrevistas fueron publicadas por el Diario Libre, pero también el diario TAZ de Alemania publicó artículos y entrevistas.

El 8 de mayo de 2018, en la publicación regional Diario Libre de Santiago, el autor de un libro de memorias, Yo he visto, Eduardo García Michel, hijo de una familia de abogados que era niño en la década de 1950, lo recuerda así: “Conocí a un alemán, Carl Uhrig. Curaba a mi hermano Carlos de las hemorragias que le causaba la hemofilia. Me enseñó a tocar el bandoneón. Era un sobreviviente del atentado sufrido en las lomas de Jamao en 1933 por el grupo de judíos alemanes de Filareto Kavernido, anarco sindicalista, practicante de la vida en comuna y del amor libre”.

Dejó Arroyo Frío y vivió en La Vega, no lejos de Moca, hasta su muerte (en la década de los 50 del siglo pasado). No sabemos de qué. Al parecer, vivía solo. Se dice que en sus últimos años fue ingresado en una institución.

1926, Les Villars – Suponemos que el de la izquierda de la foto es Carl Uhrig

Santiago Tovar, 2007, actualizado 2/2021